Seguridad Vial La Fatiga Campaña Refrescos y Conducción Consejos Sala de Prensa Twitter Facebook
 
 


PRESENTACIÓN
         - La seguridad vial, el reto

         - La fatiga, olvidada
         - Programas
■ INSTITUCIONES COLABORADORAS
         - Compromiso RACE - ANFABRA
         - Refrescos y conducción
■ ACTIVIDADES
         - Investigación
         - Divulgación
         - Formación
■ OTRAS EDICIONES
■ MATERIALES

 

materiales

 
     
 

Refrescos y conducción

La fatiga dificulta la concentración, aumenta el tiempo de reacción al volante, hace que se calculen mal las distancias y velocidades y provoca somnolencia. Sin embargo, hay formas de prevenirla. Parar cada dos horas o 200 kilómetros, hacer pequeños estiramientos y tomar un refresco, puede reducir significativamente la fatiga al volante.

Las bebidas refrescantes constituyen una buena opción a la hora de conducir. Según la encuesta sobre hábitos de los conductores, elaborada por RACE y ANFABRA, al sentir síntomas de fatiga casi la mitad afirma que parar y tomar una bebida refrescante les ha ayudado a despejarse. En otra investigación con pruebas médicas y psicotécnicas para analizar los efectos de la fatiga y la deshidratación al volante, se comprobó cómo unos buenos hábitos en materia de seguridad vial, como parar y tomar un refresco, pueden reducir la fatiga al volante en una conducción prolongada y en una situación de calor. De hecho, no descansar cada dos horas, no hacer ejercicios o no ingerir refrescos puede aumentar el error de percepción de las distancias en un 63% o reducir a un 60% la capacidad de percibir y procesar información, como a la hora de ver señales o cualquier otro estímulo relevante para la circulación. Además, el tiempo de reacción al volante aumenta en más de un 86%.

gps

 
     
quiénes somos | enlaces de interés | contacto