Seguridad Vial La Fatiga Campaña Refrescos y Conducción Consejos Sala de Prensa Twitter Facebook
 
 


■ QUÉ SON
■ ORÍGENES
■ ELABORACIÓN
■ LA OPCIÓN PARA CONDUCIR

 

materiales

 
     
 

Orígenes

El nacimiento de las primeras bebidas refrescantes se remonta a hace más de doscientos años. Muchas de ellas fueron creadas por farmacéuticos y se solían recomendar para pequeñas afecciones, como la acidez, la indigestión, para dolencias estomacales, etc. Pero, su buen sabor y su capacidad para refrescar y calmar la sed hicieron que pronto se popularizaran en todo el mundo.

El primer paso que dio lugar a la elaboración de los refrescos modernos se produjo a finales del siglo XVIII, cuando comenzó a utilizarse el término “soda” para denominar a una bebida elaborada a partir de agua, bicarbonato sódico y anhídrido carbónico.


La notoriedad que fueron adquiriendo estas bebidas dio lugar a que en 1783, un joven científico amateur, Jean Jacob Schweppe, perfeccionara las ideas de Priestley y Lavoisier para desarrollar su fabricación industrial y, más tarde, elaborar una bebida carbonatada con sabor y con quinina, conocida como “tónica”.

También en la farmacia y en Estados Unidos, surgió un nuevo jarabe vigorizante. Su fórmula, basada en agua carbonatada, azúcar, vainilla y nueces de cola, tenía propiedades excitantes y energéticas, por lo que resultaba un buen estimulante de las funciones digestivas. Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados de ambos bandos las bebían para levantar la moral.

De la farmacia a los hogares

Por tanto, las bebidas refrescantes han estado desde sus orígenes muy vinculadas a la sociedad y sus gustos por lo que la industria ha ido evolucionando y adaptándose a sus valores, demandas y necesidades. Así, ya finales del siglo XIX los refrescos eran bebidas muy populares en todo el mundo.

Las distintas empresas innovaron en los procesos de fabricación y en la combinación de ingredientes: añadiendo o no anhídrido carbónico, azúcares, zumo de frutas, vitaminas, minerales, etc. Todo ello dio lugar a la aparición de nuevas categorías de productos y nuevos sabores. Por eso, las bebidas refrescantes pasaron a formar parte de los hábitos sociales de millones de personas en todo el mundo.

En el siglo XX, los refrescos bajos en calorías y los que no tienen gas representaron dos de los hitos más significativos dentro de la constante evolución del sector. La industria de las bebidas refrescantes fue pionera, al conseguir bebidas de buen sabor y sin apenas calorías, los refrescos light.

También los envases se han ido adaptando, utilizando distintos materiales y tamaños, con el objetivo de facilitar el consumo en distintos lugares y situaciones como, por ejemplo en el propio hogar y en familia, fuera de casa, en los establecimientos de hostelería...
 
     
quiénes somos | enlaces de interés | contacto